jueves, 20 de marzo de 2014

Paul McCartney consigue frenar la subasta de la niñera 'traidora'.

Fuente: elmundo.es por Conxa Rodríguez


Sir Paul McCartney tiene como norma no dar ropa ni indumentaria de él ni de su familia más cercana. Por eso ha puesto el grito al cielo al ver una capa y un traje suyos en venta por
subasta junto a un pedazo de papel con cuatro letras de una canción. El ropaje proviene de Rose Martin, una afable señora que fue niñera de los hijos de Paul y Linda y que les cuidaba la casa en la década de 1960.

Rose falleció el año pasado a la edad de 92 años y fue Paul el que escribió en su web lo siguiente: "Hemos recibido la mala noticia de la muerte de nuestra querida amiga Rose Martin".

Los nietos de Rose Martin aducen que su abuela les dijo que la ropa se la dio Linda, la fallecida esposa del ex Beatle. Los subastadores han decidido retirar la ropa y la cuartilla en disputa y continuar con la subasta de objetos de los Beatles. La venta de 'memorabilia' de Beatles estaba prevista para este jueves.

Los abogados de Sir Paul argumentan que la propiedad no es legítima porque ni Paul ni Linda daban su indumentaria a nadie, y piden el retorno de las piezas a lo que ellos califican de "legítimo propietario". La capa está valorada en unos 15.000 euros, la misma cifra que el traje. La hoja con la caligrafía de McCartney se ha tasado en unos 2.500 euros. En total los nietos de Rose calculaban obtener y repartirse algo más de 30.000 euros.

Los subastadores de la firma Omega Auctions de Liverpool han manifestado: "Debido a que Rose Martin y Linda McCartney, que son las que podrían aclarar el litigio, han fallecido, los abogados de Sir Paul deberán resolver la disputa". Los nietos de la niñera han utilizado durante años las piezas de ropa como disfraces, según han dicho los vendedores, quienes han organizado la subasta en el hotel Adelphi de la ciudad de Liverpool, más conocida como la cuna del grupo musical The Beatles que por otra ninguna gesta.

Aunque la capa de tela y el traje de Paul McCarney seguro que han pasado de moda, éste es muy escrupuloso en que otros comercien con su indumentaria.