miércoles, 18 de abril de 2012

Beatle en guaraní: Paul McCartney hechizó miles de paraguayos.

Fuente: lanacion.com.py

“Hola Paraguay… Mba’éichapa”, saludó anoche Paul McCartney, tras abrir el repertorio con dos potentes temas, y antes de seguir con la electrizante “All my loving”, ante una multitud enloquecida por la emoción.

“¿Iporapa?”, dijo. “Buenas noches. Hola. Estamos muy
contentos de estar acá por primera vez. Esta noche voy a tratar de hablar algo de español y algo de guaraní… y algo de jopara”, añadió, incrementando el delirio.

Pocos minutos después de las 21:00, tras media hora de proyección de un collage musical y de imágenes de la trayectoria del ex Beatle, el escenario se llenó de humo y luces azules. McCartney contempló el mar de 30 mil personas que colmaron el estadio, antes de arrancar con “Junior’s farm”.

Tras “Jet” de Wings, volvió a agradecer por la bienvenida, en inglés, y se paró en el centro del escenario a mirarse con la gente, extasiada; y la guitarra introdujo “Drive my car”. Sintió el calor paraguayo, se quitó la chaqueta para transportar a la magia de “Sing the changes”, de su proyecto The Fireman. Un “aguije” (gracias en guaraní), respondió a los aplausos.

Un impecable sonido, con increíbles imágenes led de gran dimensión le dieron mayor realismo al sueño. Y la banda, fantástica, con coros armoniosos.

Entre “The night before” y “Let me roll it” (coronado con un riff de “Foxy lady” de Jimmy Hendrix), le contestó “I love you too” a un fan, mientras se remangaba la camisa, con una colorida guitarra. Después apareció la Hofner original con la que grabó “Paperback writer”, en 1965.

Al piano: “The long and winding road”, “1985” y la dulce balada “My valentine”, con escenas del flamante video con Portman y Depp. “Escribí esto para Linda”, presentó la emotiva “Maybe I’m amazed”.

La guitarra acústica trajo “And I love her”, “Blackbird” y el homenaje a John Lennon, “Here today” (su voz se quebró). “Dance tonight” tuvo sonido de mandolina, con una divertida coreografía del baterista Abe Laboriel.

Otro fascinante tributo fue para George Harrison, con “Something”, incluyendo una intro con ukelele. Al cierre de esta edición, aún faltaba una hora de electrizante show, y la multitud vibraba con el encanto de McCartney, y su colección infinita de hits generacionales.

“Rohayhu Paraguay”

Durante la prueba de sonido, Paul McCartney aprovechó además para ensayar su pronunciación de guaraní y de español, ante un eufórico y exclusivo público, conformado por una veintena de afortunados frente al escenario, y otros tantos que estaban presentes en el estadio, alrededor de las 17:30.

En casi 40 minutos de set, el músico repasó varios hits de Beatles y Wings, se animó a practicar el “Rohayhu Paraguay”, e incluyó un homenaje a su primera esposa Linda Eastman, en el aniversario de su fallecimiento, con “My love”.

Un privilegiado vecino fue Oscar Papaluca, uno de los pocos paraguayos que vio un show en vivo de los Beatles, en 1964 en Washington; que desde la comodidad de su casa, a tres cuadras del estadio, disfrutó de “A taste of honey”, “Penny Lane”, “Birthday”, “Lady Madonna”, entre otros, interpretados en guitarras eléctricas, acústicas y también con la mandolina.