jueves, 8 de enero de 2015

Beatles cover story.

Fuente: elmundo.es por Julián Ruiz
Los Beatles no sólo escribían mágicas canciones, inmaculadamente grabadas y producidas por George Martin en el destartalado estudio 2 de Abbey Road. También conocían muy bien el
impacto que podían generar con aquellas portadas de 12 pulgadas en vinilo. Hasta el punto que con la carátula del 'Sgt. Peppers lonely hearts club band' lograron ganar la ascensión al arte en el sentido de la portadas en el rock.

Incluso desde el primer álbum cuidaron sus portadas con esmero y sentido. Con la primera, es decir en el primer álbum, 'Please Please me', que apareció en marzo del año 1963 ya tuvieron una lucha creativa al considerar su primera gran exposición. George Martin tuvo la idea de sacar a unos escarabajos de la Sociedad Zoológica de Londres. Pero la sociedad prohibió a esos 'beetles' de historia natural y, entonces, a Paul se le ocurrió que les fotografiaran desde abajo del edificio de la EMI, en la vieja Manchester Square, ahora desaparecida.




Angus Mc Bean hizo la foto, que repitió en 1969 en la misma posición, pero con los Beatles seis años más viejos. Iba a ser la portada de 'Let it be', pero al final apareció en las ediciones de los discos rojo y azul. Según las dos épocas en que se hicieron las placas en el tiempo. Seis meses después se publicaba el segundo vinilo. En portada, las fotos de los Beatles en penumbra y sólo media cara, tal como los había fotografiado su amiga Astrid Kircherherr, en Hamburgo en el año 1960. La novia del 'quinto beatle', el bajista Stuart Sutcliffe, cuando los Beatles eran todavía un quinteto. Pero esta vez la foto la hizo Robert Freeman.

La genialidad de las fotos del carnet de conducir

Para 'A Hard Days Night' al cineasta Richard Lester se le ocurrió aquellas fotos a toda velocidad, como si fueran fotos para un pasaporte o de un carnet de identidad. La frase es un 'ringorismo' de los que le hacían gracia a John Lennon y de que ya había constancia en su libro 'In his own write'.

Antes de acabar 1964, los Beatles publicaban su 'Beatles for sale'. También a Paul se le ocurrió que Robert Freeman les hiciera una foto, con ellos muy juntos y en un otoño enmascarado al fondo. La foto está hecha en Hyde Park, aunque no lo parezca. Fue el primer álbum que dentro incluía otra portada, con una serie de fotos de ellos. Dicen que eso inspiró la portada del 'Sgt. Peppers'. Puede ser.

Robert Freeman contó que la foto de 'Help' trataba de que los cuatro hicieran la señal de 'Socorro', en el lenguaje del mundo de las 'banderas semáforo'. La foto que aparece finalmente en la portada está al revés. Algo absolutamente genial para algunos artistas. El blanco de la nieve de fondo, siempre fue una seria 'copia' de los 'sets' del Canal Plus francés.

Así llegamos a su primera obra más o menos conceptual. Robert Freeman había quedado con ellos en casa de John Lennon para la sesión de fotos de 'Rubber Soul'. Para enseñarles algunas fotos anteriores utilizó un proyector. En una de las diapositivas, la pantalla se deformó y aparecieron los Beatles con las caras alargadas, como si tuvieran el reflejo del agua. Paul gritó: "Eso, eso es lo que queremos". El maravilloso logo de Rubber Soul fue creado por Charles Front.

El 'collage' maravilloso

Klaus Voorman, uno de los amigos de los Beatles de la época de Hamburgo, también bajista como Stuart, jugaba a ser artista de 'collages' a base de dibujos y fotos. A George Harrison le encantó y le pidó un 'collague' para la portada del nuevo álbum que se iba a llamar 'Abracadabra', porque la EMI ponía muchos problemas para que se llamara 'Revolver'. Al fínal, los Beatles se salieron con la suya. Klaus Voorman aparece él mismo encima de la cabeza de George. Y, desde luego, el disco se llamó 'Revolver'. Quizá el mejor disco de los Beatles.

La mejor portada de toda la historia, 'Sgt. Peppers Lonely Hearts Club Band', tuvo en principio como protagonista a Robert Fraser, que ya había ganado muchos premios por portadas de discos. Pero como director de Arte de los Beatles decidió que Peter Blake y su mujer Jann Haworth diseñaran la portada, con fotos de Michael Cooper.

Blake tuvo la inteligencia de imitar las fotos que los rajás hindués hacían con toda su familia a comienzo del siglo XX. En el sur de la India hay muchos ejemplos de esas fotos, absolutamente copiadas por Blake.


En vez de los familiares, aparecerían personajes que le hacían gracia a John Lennon, como 'amiguetes' del club. Los trajes fueron diseñados por el modisto mejicano Manuel Cuevas. Paul McCartney guarda los tres trajes de la portada de John, George y Ringo. Los ha venido comprando poco a poco. No tiene el suyo, en manos de un coleccionista japonés y millonario, que no se lo quiere vender. El propio Lennon reclamó que Hitler y Jesucristo aparecieran en la portada, pero la censura lo prohibió.

La nada del blanco

Los Beatles querían para su próximo álbum que fuera todo lo contrario a la magnificencia del 'Sgt. Peppers'. Paul sugirió que la portada la podía diseñar, el artista pop Richard Hamilton, que Paul conocía, porque había organizado una exposición de Marcel Duchamp en la Tate Gallery. El nombre del grupo se leía humildemente en la portada y para que la obra pudiera tener un cierto rigor de coleccionista, cada disco fue numerado. El número uno parece que está en manos de Paul.

No hicieron mucho en la portada del álbum 'Yellow Submarine', salvo aprobar los maravillosos dibujos del equipo de la película de George Dunning.











Y todo el mundo sabe que la portada de 'Abbey Road' está realizada en el paso de peatones cercano al estudio de la EMI. Paul McCartney hizo los bocetos de lo que quería para las fotos que realizó Ian McMillan. Paul iba descalzo ,como reclamo distintivo. Luego se formó la gran bola de nieve con su accidente y el Volswagen escarabajo de la portada con la matrícula de que si viviera todavía tendría 27 años. Locuras de frikis, como los catalogó John. El diseño final fue del gran artista Kosch.

'Let it be' fue un vinilo triste en todos los sentidos. Cuando apareció la primavera de 1970 ya estaban oficialmente separados y ninguno de ellos se prestó a que el vinilo tuviera una portada con ellos juntos. La foto se había hecho, en las oficinas de Manchester Square, pero los Beatles no querían esa foto. Al final se decidió utilizar la fotos de las sesiones de la película de Michael Lyndsay Hogg. El vinilo de aquel tiempo era una maravilla. Contenía 160 fotos de la película y un libro con notas sobre el filme.

Fue el disco póstumo. Ya no hubo más. El final del final. Pero los vinilos han vuelto a resucitar. Los Beatles han vuelto a ellos.

Magical mystery tour. El falso álbum.

'Magical Mystery Tour' fue una película producida y dirigida por los Beatles para la BBC, que se estrenó en diciembre del 1967. Desgraciadamente, se estrenó en blanco y negro, a pesar de haber sido rodada en color. La BBC 2 no quiso gastarse el dinero. No apareció como álbum finalmente. No tenían canciones suficientes para un disco de larga duración, por culpa del despiste depresivo de John Lennon, tras la muerte del manager de los Beatles, Brian Epstein.


Finalmente, se publicó como dos 'Extended Plays', de siete pulgadas y un libreto de 32 páginas maravillosas, con dibujos y fotos del filme. Pero en Estados Unidos no podían publicarlo así y se inventaron todo un álbum de 12 pulgadas, con los mismos dibujos de Bob Gibson y las fotos de John Kelly. Ahora se ha convertido ya en un álbum oficial. Una obra absolutamente imprescindible.