domingo, 25 de enero de 2015

Paraguayo reclama ser el primero en llamar Paul MacCarne a su carnicería.

Fuente: territoriodigital.com
El ex Beatle revolucionó las redes cuando compartió la foto de una carnicería argentina que le homenajeaba: "Paul Mac Carne". Lo que se desconocía es que la idea es paraguaya: un local de carnes lleva el nombre de "Paul McCarnes", hace cuatro temporadas.
 
Todo comenzó cuando el mismísimo Paul McCartney compartió desde su cuenta oficial en Instagram una fotografía donde se observa el local de la carnicería cordobesa "Paul Mac Carne". "Un amigo vio esto durante sus vacaciones. Es muy gracioso", escribió el emblemático artista.
 
Desde allí, el local argentino, abierto hace diez meses, no dejó de recibir visitas, y hasta apunta a convertirse en un sitio para turistas y curiosos varios. "La repercusión es increíble, hoy se vendió toda la carne. Recién mañana vuelve el camión. Lo más pedido fue nuestro corte Paul Mc Cartney que es un costillar, al mediodía ya no teníamos más”, contaba Pablo Arana (33), dueño del local, al diario Clarín.
 
Sin embargo, luego de que la información trascendiera las fronteras, un paraguayo reclamó ser el primero en bautizar su carnicería en honor al músico.
 
"Soy fanático de Los Beatles de la época de colegio y la idea siempre estuvo dando vueltas", comenta el paraguayo Gabriel Weiberlen (34), veterinario de profesión y dueño de la carnicería "Paul McCarnes". "Mi bisabuelo fue colonizador de San Bernardino, vivió acá, mi papá también creció en San Bernardino y de chicos veíamos todos los fines de semana a visitarle al abuelo. Terminada la carrera universitaria, me dediqué siempre al rubro cárnico", comenta el dueño del comercio abierto en 2011.
 
En búsqueda de una estética 'boutique', el local paraguayo imprimió su sello beatle en todos los detalles. "La letra del logotipo es muy similar a la firma de Paul, lo hicimos con modificaciones: le torcimos algunas letras. La gente, de repente, veía que era una carnicería, entraban, pero no prestaban atención al nombre". Esto, hasta que ingresaban y observaban su diseño temático: vinilos, diseños inspirados del Abbey Road, entre otros accesorios de su colección personal.
 
A pesar de los varios intentos por registrar la marca "Paul McCarnes", el paraguayo -hasta ahora- no pudo lograrlo. "Arranqué con un estudio de abogados y tuve dos oposiciones ligadas a McCartney, a empresas que maneja su entorno".