viernes, 28 de diciembre de 2012

Elvis Presley y los Beatles lideran la lista de los autógrafos más falsificados en 2012.

Fuente: abc.es


Elvis Presley y los Beatles lideran la lista de autógrafos de famosos más falsificados en 2012, ya que menos de la
mitad de sus firmas puestas en venta han sido certificadas como verdaderas, según los autentificadores de recuerdos PSA/DNA.

El rey del rock y la banda británica, quienes lideraron la lista hace dos años cuando fue publicada por última vez, se unieron a figuras destacadas como el ex presidente de Estados Unidos John F. Kennedy y la fallecida estrella del pop Michael Jackson en la lista de autógrafos de famosos más falsificados.

El fallecido astronauta estadounidense Neil Armstrong aterrizó en el número tres de la lista, después de que los falsos autógrafos del primer hombre en pisar la Luna se incrementaran de manera significativa tras su muerte en julio. Una de las razones que llamó la atención sobre la falsificación de firmas de Armstrong fue el hecho de que apenas firmaba autógrafos a sus seguidores, dijo a Reuters Joe Orlando, presidente de PSA/DNA.

«Armstrong era alguien muy consciente del valor de su propio autógrafo», dijo Orlando. «Incluso antes de su fallecimiento era muy difícil conseguir uno, lo que realmente eleva el nivel de mercado». Los secretarios y asistentes que responden a una gran cantidad de peticiones de seguidores son una razón para que los autógrafos falsos floten en el mercado, dijo Margaret Barrett, directora de entretenimiento y recuerdos de música en la casa de subastas Heritage Auctions, en Los Ángeles.
Fuentes para verificar la autenticidad
«Hace 50 años no había ninguna ganancia financiera, ya que secretarias y asistentes simplemente querían hacerles felices. Muchas veces la gente tropieza con una antigua caja de fotografías firmadas en el desván de su abuela y no sabe que son falsificados». Barrett, cuya especialidad son los autógrafos de Marilyn Monroe, dijo que documentos oficiales como contratos y cheques son fuentes fiables para verificar si un autógrafo es o no falso.

«Una regla de oro es compararlo con un contrato firmado», dijo. «A veces los famosos dejaban que sus secretarias firmaran fotos y cartas, pero no podían dejar que un representante firmara un contrato por ellos».