lunes, 9 de diciembre de 2013

La historia del anciano cubano que custodia la estatua de John Lennon.

Fuente: provincia.com.mx 

John Lennon necesitaba ayuda. Al menos su estatua la necesitaba.

Una imagen en bronce del famoso Beatle, asesinado hace 33 años, fue inaugurada en un parque en La Habana hace
13 años, pero los cazadores de recuerdos no cesaban de robarse los icónicos espejuelos circulares que la adornaban.



Las autoridades trataron de pegarlos a la estatua, pero los vándalos simplemente los rompían.

Entonces llegó Juan González, un trabajador agrario retirado de 95 años que vive al otro lado de la calle. En los últimos 13 años, cuatro veces a la semana, González llega a las 6 de la mañana para un turno de 12 horas, luciendo un uniforme de guardia de seguridad del gobierno.

González probablemente no oyó mucho de los Beatles en su apogeo. Él ya era un hombre de mediana edad y el gobierno comunista entonces veía con mala cara el rock and roll y a sus artistas de pelo largo. Poco de esa música se escuchó en los campos de Cuba y González se mudó a la capital hace apenas 20 años para estar con su hija, pero él dice que ahora es un fan del Beatle.

Pese a su edad, González dice que no está preparado para renunciar a su tarea de preservar la memoria de uno de los grandes de la música popular, ni a conocer a personas de todos los rincones del mundo.

“Todos los extranjeros que vienen aquí me toman fotos, hombres y mujeres. Ellos se sientan aquí conmigo y toman fotos. “Así que estoy en todos los países del mundo”.