domingo, 12 de agosto de 2012

Londres 2012 cerrará con lo mejor de la música inglesa.

Fuente: eldiario24.com

Medio siglo de música británica será el eje principal de la ceremonia de clausura de los Juegos Olímpicos Londres 2012, cuyos detalles trascienden con mayor vigor cuando aún restan tres días de competencia.
 
El nombre del espectáculo del domingo, que empezará a las 17 de Argentina, no deja lugar a dudas: “Una sinfonía de música británica”. Según lo anunciado, actuarán más de 4.100 personas entre artistas y voluntarios.
 
El problema principal de los creadores fue cómo resumir en dos horas y media, medio siglo de música de un Estado que le dio al mundo a los Beatles, los Rolling Stones, Pink Floyd, The Who, Led Zeppelin, Queen, The Sex Pistols y muchos más hasta llegar a bandas cronológicamente más cercanas como Oasis y Coldplay.
 
En total sonarán unas 30 canciones, con segmentos que fueron grabados por la Orquesta Sinfónica de Londres, pero que tendrá también la magia del vivo, sobre todo a través de los cantantes.
 
De acuerdo a lo que ya se filtró en los medios y en las redes sociales, entre los artistas estarán el ex Beatle Paul McCartney, que ya cerró la ceremonia de apertura con “Hey Jude”; la cantante Adele; Liam Gallagher, uno de los hermanos que le dio vida a Oasis y no faltará la reunión de las Spice Girls, que hace un par de meses estrenaron un musical con sus canciones en un teatro londinense.
 
A esta altura, los "rollingas" se preguntan si estarán Mick Jagger y compañía. Los rumores indican que sí e incluso al cantante de los Stones se lo vio asistir con mucho interés a algunos eventos de atletismo durante Londres 2012.
 
También estarán los integrantes de Queen, que en cada aparición homenajean a Freddy Mercury, una de las mejores voces que dio el rock en su corta y rica historia, y con un gran vínculo con los Juegos Olímpicos ya que inmortalizó la canción de Barcelona 92 junto a Montserrat Caballé.
 
Otros nombres de peso que participarán son Elton John, George Michael, Muse, The Who, Take That y Ray Davies, ex líder de The Kinks.
 
También se habló de Blur que finalmente saldrá a escena junto a New Order, pero no en el Parque Olímpico, sino en un recital que se hará el mismo día en Hyde Park en una especie de ceremonia de cierre alternativa.
 
En un principio se mencionó que Pink Floyd tocará su tema “Wish you were here” con Ed Sheeran, un joven cantante británico que logró un par de hits en los últimos años. Después esto quedó en duda por un comunicado atribuido al grupo de Roger Waters, pero en una nota publicada este viernes, el diario The Daily Telegraph reavivó la versión original.
 
En ese artículo, el director musical de la ceremonia, David Arnold, sostuvo que el espectáculo es “más teatral que un concierto” ya que hará participar a algunas de las 80 mil personas que lo disfrutarán en el Estadio Olímpico.
 
El ideólogo musical narró que lo primero que hizo fue buscar los 20 mejores temas , según el ranking de cada año desde 1956 a la fecha. Tras hacer una selección, le quedaron 500 canciones “que combinadas de cualquier forma ya garantizaban un show sorprendente”.
 
Tras varios filtros quedaron los temas que se escucharán el próximo domingo en un espectáculo en el que se trabaja desde hace dos años.
 
Más allá del show, la ceremonia contendrá todos los elementos tradicionales que forman el cierre de un Juego Olímpico. Habrá un desfile de delegaciones, que a diferencia de la inauguración de la competencia, ingresarán primero todos los elegidos para portar las banderas y luego los atletas en simultáneo y no por país.
 
Así se realiza desde los Juegos de Melbourne 1956 para simbolizar la unión de los deportistas bajo una sola nación.
 
A la hora de los discursos hablarán la reina Isabel II, el titular del Comité Olímpico Internacional (COI), Jacques Rogge y el alcalde de Londres, Boris Johnson.
 
Antes de extinguir la llama olímpica, que estuvo encendida 16 días en el pebetero, y de declarar el cierre de los Juegos, sonará el himno de Brasil, para entregarle la posta como próximo anfitrión en lo que va a ser Rio de Janeiro 2016.