domingo, 19 de octubre de 2014

¿Vivir feliz con los Beatles? Subastan la casa de Harrison.

Fuente: mdzol.com Teresa Dapp, Dpa.
Es una casa modesta, igual a las del resto del vecindario. Tiene dos plantas, está en la británica Liverpool y se subasta al mejor postor este lunes, algo que a
pocos interesaría si no fuera porque allí vivió parte de su infancia quien con el tiempo se convertiría en el guitarrista de una de las bandas más exitosas de la historia: George Harrison.

El pequeño se mudó al número 25 de Upton Green, Liverpool, con sus padres Harold y Louise en 1949, cuando tenía seis años. Harrison (1943-2001), que años después saltaría a la fama mundial como integrante de los Beatles, vivió hasta principios de la década del 60 en el barrio de Speke, donde también residía quien sería uno de sus principales compañeros de ruta, Paul McCartney. De hecho, McCartney, ocho meses mayor que Harrison, viajaba en el mismo bus que él a la escuela.

Harrison no tenía muy buenos recuerdos de aquel lugar. "Había mujeres que eran abandonadas por sus maridos y otras que daban a luz cada diez minutos", dice el guitarrista en la biografía escrita por Graeme Thomson.

De Speke al centro hay unos 12 kilómetros. La casa está mucho más cerca del aeropuerto, bautizado en 2001 "John Lennon Airport" en homenaje a otro gran Beatle. Los padres de Ringo Starr, el cuarto integrante de la banda, vivían un poco más al norte.

Liverpool stá orgullosa de ser la cuna de los Beatles. Ofrece tours por la ciudad dedicados a la banda, levantó un enorme museo con todo tipo de objetos y ofrece souvenires alusivos en cada esquina. Los músicos siguen siendo una buena fuente de ingresos para la localidad, por la gran cantidad de fans que peregrinan a la ciudad que los vio crecer, un antiguo centro industrial en la costa oeste de Inglaterra hoy azotado por elevados índices de desempleo.

La inmobiliaria Countrywide también confía en la inextinguible fama de los Beatles como reclamo. Hace un año vendió la casa de los padres de John Lennon en Newcastle Road, también en Liverpool. Y ahora, para anunciar la nueva venta, asegura que "fue este domicilio en el que George Harrison organizó algunos de los primeros ensayos de la banda". Si no fuese por su historia, la casa, de tres dormitorios, una sala de estar, una cocina y un pequeño jardín en el fondo, no llamaría la atención.

El precio base es de 100.000 libras esterlinas (aproximadamente 125.000 euros/161.000 dólares). En Londres no se consigue ni una plaza de estacionamiento por ese precio, pero en Speke las casas de este tipo se venden por menos, como puede verse en el portal inmobiliario "Rightmove". Pero en ellas no creció uno de los Beatles.

"Como se puede imaginar, hay muchos interesados en la casa, ya que a fin de cuentas hay fans de los Beatles en todo el mundo", comenta Martin Hardy, de Countrywide.

Para que el nexo con la banda quede aún más en relieve, la subasta tendrá lugar el lunes en la réplica del legendario Cavern Club, "el hogar espiritual de los Beatles", explica Hardy. Allí también se subastó la vivienda en que John Lennon pasó sus primeros cinco años de vida junto a su madre.

En el caso de Lennon un comprador estadounidense anónimo se quedó con el inmueble a cambio de 480.000 libras esterlinas, el doble de lo que se estimaba. Pero aquella construcción victoriana de ladrillos rojos era algo más vistosa que el hogar de Harrison, que pese a ello espera conseguir un buen postor.