lunes, 4 de agosto de 2014

En 1980… John & Yoko: A 34 años de "Double Fantasy”

Fuente: diarioelpueblo.com.uy
El 4 de agosto de 1980 John Lennon y Yoko Ono comenzaban a grabar en los estudios Hit Factory de Nueva York, el álbum “Double fantasy”. Hoy, a 34 años de aquel mágico momento, Lennon retornaba al panorama musical después de
cinco largos años, en los que tras el nacimiento de su hijo Sean, decidiera retirarse para dedicarse a su familia. Se culminó de registrar en septiembre y se publicó el 17 de noviembre de 1980 en Estados Unidos y el Reino Unido, en Geffen Récords, un flamante sello. Fue el último material del ex-Beatle antes de su muerte. Con su pérdida, el disco alcanzó el primer puesto en muchos países, pasando en la escalera de éxitos del puesto 11 al número uno en territorio norteamericano, y del 46 al 2 en el top-ten inglés, en el cual se quedaría pegado durante siete semanas antes de llegar al tope del chart de ventas y popularidad. “(Just Like) Starting Over” -”(Como si) volviera a empezar”- también explotaría mundialmente, llegando al uno de las pizarras, al igual que pasó con otros trabajos de John y Los Beatles. Los posteriores sencillos extraídos de “Double fantasy”, “Woman” y “Watching the wheels”, también serían un hit. El 24 de febrero de 1982, el “disco-grande”, obtiene el “Grammy” al mejor álbum del año. En 1989, alcanzaría la casilla 29 de los “100 mejores álbumes de los 80″, de la publicación “Rolling Stone”. En esa fecha, la fonográfica EMI adquiere los derechos de distribución del álbum. Once años más tarde, en 2000, Yoko propuso la remezcla de “Double fantasy” para su reedición en formato CD. En 2003, el disco firmado por John Lennon a Mark David Chapman horas antes del asesinato alcanzaría el valor de 525.000 dólares en una subasta, convirtiéndolo así en el LP más caro en la historia. El álbum aún sin datos oficiales en ventas, ha colocado más de 8 millones de copias a nivel mundial, de las cuales 3 millones de copias a la fecha son vendidas en Estados Unidos -triple platino- y 300.000 copias en Gran Bretaña -platino-

LUNES 4 de AGOSTO de 1980 

El lunes 4 de agosto de 1980 es un día histórico. La vuelta de John a la música. Ingresando a un estudio de grabación para producir nuevas realizaciones. Vistiendo un sombrero alargado y llevando un maletín es fotografiado por Paul Goresh entrando a Hit Factory con Yoko. Con el productor Jack Douglas, John y Yoko empiezan a grabar canciones para  ”Double Fantasy”, las que incluyen -grabadas por John- “(Just like) starting over”, “Cleanup time”, “I’m losing you”, “Beautiful boy (Darling”Boy)”, “Watching the wheels”, “Woman”, “Dear Yoko”, “Grow old with me”, “Borrowed time”, “(Forgive me) My little flower princess” y  ’I'm stepping out”. Dos canciones por completo grabadas por John durante estas sesiones, “Everybody’s talking” -más tarde llamada “Strange days indeed” y luego  ”Nobody told me”, y ‘I Don’t wanna face it”, fueron originalmente hechas para el álbum de Ringo. Grabadas por Yoko durante este período son: “Kiss kiss kiss”, “O’ sanity”, “Every man has a woman who loves him”, “Hard times are over”, “Give me something”, “I’m moving on”, “(Yes) I’m your angel” y “Beautiful boy”. Los temas dejados de las sesiones de “Double fantasy” estaban originalmente planeados para ser editados en la primavera de 1981 cuando John pensaba realizar una gira mundial. El productor -junto a John y Yoko- Douglas recuerda: “John imaginaba una gran producción para su gira en la cual incluiría canciones de The Beatles con nuevos arreglos.” Los ocho temas no editados aparecerían postumamente en el álbum Polydor, 1984 “Milk and honey”. Los músicos en el estudio incluían a  Hugh McCracken, Earl Slick, Tony Levin, Arthur Jenkins, Ralph McDonald y Andy Newmark. El tecladista  Jean Roussell es invitado por John para unirse a las sesiones posteriormente. El productor Douglas comunicó a los músicos en términos inciertos que estas eran sesiones de grabación “muy secretas” y si las noticias se filtraban las sesiones terminarían inmediatamente.

A LAS 9 DE LA MAÑANA
Cada mañana durante las grabaciones de “Double fantasy”, John se encontraba con Jack Douglas en el Edificio Dakota a las 9 de la mañana y caminaban unos metros para dirigirse a “La Fortuna café” en la calle 71 para el desayuno. Cerca de las 11 mientras Douglas regresaba a Hit Factory a trabajar con Yoko, John volvía a su apartamento para una pequeña siesta hasta la tarde que volvía a juntarse con Yoko, y Jack. En este día se trabaja en las canciones “Cleanup time” y  ”Woman”. En Hit Factory empiezan a moverse en ensayos de los temas de John  ”I’m stepping out”, “Watching the wheels” y “Strange days indeed” -más tarde titulada en su aparición oficial de 1984 en “Nobody told me”. Las sesiones en Hit Factory continúan con John, Tony Levin, Earl Slick, Andy Newmark y Arthur Jenkins grabando “I’m stepping out”, “Borrowed time” y brevemente la composición inédita “Gone from this place”. Las mezclas finales del álbum “Double fantasy” son concluidas por Douglas en Hit Factory. John Lennon estuvo trabajando en muchas canciones nuevas durante 1979 y 1980. Muchos de estos temas son conocidos como Dakota Demos.  Las cuales no se sabe si John las hubiera utilizado sigue siendo un misterio. El estaba escribiendo canciones para un musical llamado “The ballad of John and Yoko”. Estas eran: “Free as a bird”, “Real love”, “Mirror mirror, on the wall”, “She is a friend of Dorothy’s” y ‘Whatever happened top” para un musical de Broadway. John estaba preparando el listado de temas para su gira “One world, one people”. El ídolo tenía proyectado sacar un nuevo álbum que continuaría a “Double fantasy”, ayudar a Ringo en su disco, regresar a Inglaterra a ver a su tía Mimi y  promocionar su flamante producción con una gira mundial en 1981. Muchos de sus proyectos quedaron truncados por el arma homicida de un psicópata.

IMPACTO CULTURAL
Lennon provocó un gran impacto cultural en la música. Los historiadores Schinder y Schwartz escribieron sobre la transformación en los estilos de la música popular que se llevó a cabo entre los años 1950 y 1960, señalando que la influencia de The Beatles no puede ser exagerada: habiendo “revolucionado el sonido, el estilo y la actitud de la música popular y abriendo las puertas del rock and roll a una ola de grupos británicos”.
Las canciones icónicas de Lennon han llegado a inspirar y simbolizar los ideales de las masas, de por vida.