miércoles, 9 de mayo de 2012

"Mad Men" paga 250.000 dólares por utilizar una canción original de los Beatles.

Fuente: vertele.com

Si por algo se ha caracterizado Mad Men es por sus esfuerzos por preservar el rigor histórico en cada uno de sus capítulos, tanto histórica como estéticamente. Ahora, sabemos que esa buena reputación tiene un precio, y no precisamente barato.

La inclusión en el último episodio emitido de la serie de AMC de
una canción de los Beatles ha supuesto un coste de 250.000 dólares, tal y como recoge Wall Street Journal.

El tema en cuestión es Tomorrow Never Knows, y estaba incluido en el álbum Revólver. Fue utilizado en el capítulo "Lady Lazarus", visto en Estados Unidos el pasado domingo 6 de mayo. En la escena, Don Draper, personaje intepretado por Jon Hamm, escucha la canción mientras se sienta plácidamente en su sillón.

Cerca de un 10% del presupuesto de un capítulo
El importe que ha pagado Lionsgate, la productora de la ficción creada por Matt Weiner, a la poseedora de los derechos, la discográfica EMI, equivale a cerca de un 10% del presupuesto del que habitualmente se dispone para cada episodio. Las cifras que aportaba AMC a la productora oscilaban en torno a los 2.7 millones dólares, srgún los datos manejados por el portal Barrons en 2011.

Primera vez en 5 años que se usa un tema de los Beatles
Que una grabación original de los Beatles aparezca en un programa de televisión o una producción cinematográfica es un hecho casi extraordinario. Sin ir más lejos, se trata de la primera vez en cinco largos años que alguien logra los derechos de una canción de la banda de Liverpool para una producción audiovisual, tal y como ha confirmado el actual responsable de Apple Corps, Jeff Jones, a The New York Times.

Como curiosidad, ni siquiera películas centradas precisamente en la eclosión de la música pop en Reino Unido, como la reciente Radio Encubierta, habían conseguido costearse el uso de una sola canción en su banda sonora.

Habitualmente, las composiciones del legendario grupo suelen emplearse en campañas publicitarias, en forma de versiones realizadas por otras bandas. Se debe a que los derechos de publicación de las canciones (detentados por Sony) son hasta cinco veces más baratos que los de los masters originales, cuyos derechos posee EMI.

La insistencia del creador de la serie posibilitó la compra
La razón que explica esta costosa hazaña reside en la insistencia de Matthew Weiner. Este consideraba fundamental para garantizar la rigurosidad histórica de su serie que un personaje pudiera, en cualquier momento, oír una canción de los Beatles, en tanto que en aquellos tiempos vivía su gran eclosión. Para el creador de Mad Men era imprescindible, que no fuera una versión.

Weiner estuvo "luchando" durante más de un año por conseguir la canción original. Esto, sumado al hecho de que tanto los miembros supervivientes de la banda, McCartney y Ringo Starr, como las herederas de Lennon y George Harrison (Yoko Ono y Olivia Harrison) son fervientes seguidores de Mad Men, acabó por dar luz verde a la operación.