domingo, 25 de marzo de 2012

Paul McCartney, el músico cifrado.

Fuente: elpais.com.co

Si las cifras definieran a un músico, Paul McCartney estaría por encima de Bach, Mozart y Beethoven. Sólo las de ‘Yesterday’ abruman: es el tema con más versiones, 3.500, y se calcula que suena en alguna emisora del mundo una vez por minuto. En 1966 fue emitido seis millones de veces.

Es el tema más famoso de The Beatles, aunque
el grupo jamás lo grabó: lo hizo McCartney solo, acompañado con cuerdas de la Sinfónica de Londres. Por eso, en los conciertos, los otros tres se retiraban cuando Paul lo iba a cantar.

Por esa canción, de la cual dice le llegó a través de un sueño, y por otras como ‘Let me roll it’, ‘Live and let die’ o ‘Nineteen hundred and eighty five’ en solitario, y ‘Michelle’, ‘A hard days night’ o ‘Blackbird’ con The Beatles y en coautoría con John Lennon,
Paul figura en el Libro Guinness como el músico más exitoso del Siglo XX.

Ya dentro de la música hay tres facetas en Paul McCartney por analizar: el compositor, el cantante y el guitarrista.

Para Mauricio Lozano, compositor y ex integrante de la Sinfónica de Colombia, “no se puede separar una cosa de otra, porque es un artista completo. Es tan importante en sí, que no me he puesto a pensar en cuál es su fortaleza. No es lo técnico lo que importa, sino el resultado, que es maravilloso”.

El guitarrista clásico caleño Héctor González es menos entusiasta, aunque toca un aspecto insospechado: “Lo interesante de The Beatles fue haber retomado tonadas del sistema modal. Es una tradición escocesa renacentista, incluso medieval. La gente no lo capta porque las tocaron en un contexto modernista”.

Para el director de orquesta y arreglista vallecaucano Luis Carlos Ochoa, “McCartney como cantante era parejo con los Beatles, y en su tiempo ninguno hubiera destacado como solista. Después de la disolución del grupo, evolucionó bien”.

La intérprete bugueña Beatriz Arellano admite que “me encanta. Lo disfruto más a él solo que con The Beatles. Me sorprende su voz como solista, porque es espectacular. Sabe cantar y lo hace con infinito gusto”, asegura.

Del compositor de Liverpool, Ochoa afirma: “Ha compuesto de todo, en especial temas románticos y de mensaje. Sus composiciones no son facilistas, pues tienen armonías muy difíciles. Por eso no tuvieron tanta fama como las de Lennon. Además, Paul ha sabido evolucionar con los tiempos sin perder esa calidad”.

En cambio, su calidad como guitarrista divide opiniones. Según Mauricio Lozano, “hay 50.000 guitarristas mejores que él, pero la manera como toca lo hace único e inconfundible”.

Para Héctor González, “se defiende. Es un buen músico intuitivo, pero no excepcional”.
Luis Carlos Ochoa es más directo: “Es regularongo y no fue uno de los bajistas más destacados de su tiempo. Otra cosa es que fuera el más notable”.

Al otro lado de todos está Beatriz Arellano: “McCartney tiene un oído absolutamente armónico. La armonía de su mano izquierda es fascinante y la guitarra es una extensión de su voz”.