lunes, 9 de abril de 2012

George Martin, “el quinto Beatle”, tras la búsqueda del sonido ideal.

Fuente: lanacion.com.py

Un día, Brian Epstein entró a mi oficina y me pidió que escuchara a un grupo. Brian había llevado una cinta a EMI en la calle Oxford, para transferirla a un disco y al ingeniero de sonido le pareció muy bueno. Brian dijo que fue a todas las compañías grabadoras, pero que no había conseguido nada. Dijo eso, porque yo tenía reputación de loco y rebelde, y tomaría algo como los Beatles”, recuerda el productor inglés George Martin sobre su encuentro con el manager del cuarteto, en el documental “The Compleat Beatles” de 1982, considerado uno de los más completos sobre los Beatles.

“La música no era muy original, pero el sonido era interesante. Hice una prueba en el estudio de Abbey Road para ver lo que podían hacer. Tenían una rara versión de 'Please, please me', tenían 'Love me, do', y otras como 'Your feet's too big' o 'Till it was you'”, señala Martin, quien hoy tiene 86 años.

“Los hice cantar diversos temas para seleccionar la mejor voz. Buscaba al Cliff Richard o al Elvis. Me preguntaba quién sería el solista, Paul o John. George no tenía buena voz, pero los otros, sí. De pronto, comprendí. ¿Por qué buscar un solista? ¿Por qué no aceptarlos como eran? No fue la música lo que me agradó. Fue el carisma, eran encantadores”, señaló sobre la audición celebrada el 6 de junio de 1962.

Martin optó por “Love me, do” para lanzarlos, que llegó al puesto 17; pero al elegir el siguiente sencillo, “Please, please me”, en una versión acelerada: “Supe que sería número uno, ya que el ambiente era propicio para su éxito, y se vendió con rapidez”. Se lanzó en enero de 1963 y logró el número uno.

“Supimos que teníamos un gran grupo, que debíamos grabar un LP, y tendría que ser rápidamente”, contó el productor, bautizado como “el quinto Beatle”.

El 11 de febrero de 1963, durante casi 10 horas, los Beatles y George Martin grabaron el primer disco “Please Please Me”, y se lanzó el 22 de marzo.

Estados Unidos

“Cuando 'Please Please me' fue un éxito lo enviamos a Capitol Records, que era propiedad de EMI. Les pedimos que lo lanzaran, pero ellos dijeron que no se vendería en EEUU. Nos desilusionó un poco, pero pensamos que no conocíamos el mercado allá, y siendo ingleses, no lo podíamos saber. Les propusimos el segundo disco que en verdad era bueno. Lo denegaron de nuevo, que no era para EEUU. Fue tan solo un año después, cuando creció la imagen de los Beatles y la fama obtenida en Inglaterra llegó a la prensa americana. Capitol no pudo resistirse, cuando salió 'I want to hold your hand' sabían que no debían rechazarla. Era increíble. Se convirtió en algo sorprendente como la apertura de un dique”, comentó Martin.

El 7 de febrero de 1964, los Beatles llegaron al aeropuerto de Nueva York: nadie podía imaginar el fenómeno mundial que iba a desatarse. Y fue en Norteamérica, el 29 de agosto de 1966, que el cuarteto ofreció su último concierto en vivo en un estadio, para solo dedicarse a los estudios y grabar los últimos 7 discos, todos bajo el impulso creativo que George Martin contribuyó a ampliar musicalmente.