martes, 10 de abril de 2012

Medio siglo sin Stuart Sutcliffe.

Fuente: elcolombiano.com

Fue la renuencia de Stuart Sutcliffe a seguir tocando el bajo lo que arrojó a Paul McCartney al instrumento de cuatro cuerdas.

Hoy, a diez días del concierto del bajista de Los Beatles en Colombia, se cumplen 50 años de la muerte de aquel joven que nunca pudo ser testigo del éxito descomunal que alcanzó la banda que bautizó.

Hasta 1960, John Lennon y McCartney habían tratado de darle forma a un sueño musical adolescente. The Quarrymen, Johnny and the Moondogs, Long John and the Beetles y The Silver Beatles fueron algunas de las bandas que conformaron.

Sutcliffe propuso el nombre de The Beatles, el cual fue aceptado como una especie de homenaje a Buddy Holly y una declaración de amor a la música beat.

El paso del bajista por la banda fue breve. El joven era una promesa de la pintura de su generación que accidentalmente terminó metido en la música. En Hamburgo, junto a Liverpool la ciudad que incubó la beatlemanía, Sutcliffe anunció su retiro.

"Debíamos buscar un bajista", recuerda Paul McCartney en un libro de Barry Miles , "y fui elegido -o más bien debería decir soportado- como bajista. Stuart me prestó su bajo, así que dejé el piano y me puse de nuevo en primera fila". Corría el año 1961.

En los recuerdos de John Lennon y Pete Best , el otro Beatle desterrado de la magia de los años 60, quedó la noche en que rescataron a Sutcliffe. Un grupo de buscapleitos lo golpeó hasta que Lennon y Best, el primer baterista de la banda, intervinieron.

"Las heridas le causaron el coágulo de sangre en el cerebro que, a la larga, acabaría con su vida", cuenta el libro Los Beatles, día a día.

Para Stuart Sutcliffe , el primer bajista de la más exitosa banda de todos los tiempos, el día señalado llegó cuando apenas tenía 21 años, el 10 de abril de 1962, precisamente el año en el que la banda emprende ese camino meteórico hacia la gloria de la mano del productor Brian Epstein.