lunes, 16 de abril de 2012

Uruguay: A puro rock and roll, finalizó el show de Paul McCartney.

Fuente: elpais.com.uy

Media hora después de lo anunciado, en un estadio colmado de público, Paul McCartney salió a escena en el Centenario.

La canción elegida por el exBeatle para abrir el recital histórico fue "Hello Goodbye". El público, que esperó durante años ese momento, recibió al
Sir de pie y a grito tendido.
El sonido desde un comienzo fue impecable.

Tras abrir el recital con el tema que la banda de Liverpool lanzó como sencillo en 1967, escenas de "Help" y otros films de The Beatles comenzaron a transmitirse en las pantallas gigantes, mientras Paul arrancaba a hacer sonar "All My Loving" en su clásico bajo Hofner.

Antes de comenzar la canción, Paul, frente a miles de uruguayos, aseguró: "I have a feeling that we are going to have fun tonight" ("Tengo la sensación de que nos vamos a divertir esta noche").

"Hola Montevideo", dijo al finalizar el segundo tema y previo a arrancar con "Jet", uno de los grandes temas de Wings, del mejor disco de esa banda: Band On The Run. Durante esta canción se destacaron fuertemente los coros que seguían al artista.

Después de "Jet", cuando el público ya había entrado en calor, siguieron los temas "Got to get you into my life", "Sing the changes" y "The night before", tema que, según dijo McCartney al público, sonó en ese momento por primera vez en Sudamérica.

El artista continúo con "Let Me Roll It" donde se lució con su guitarra. "Esta guitarra es la que usé en los 60", dijo antes de tocar "Paperback Writer". Y el publicó enloqueció.
 

Luego, dejó la viola y se sentó al piano donde, "para los fans de Wing", tocó el tema "1985".

Siguió "My valentine", del nuevo disco Kisses On The Bottom. A la par del son de McCartney, la pantalla gigante transmitía el video clip, protagonizado por Natalie Portman y Johnny Depp.




Todavía en el piano, Paul entonó "Maybe Im Amazed". Allí demostró que aún alcanza notas altas con su voz.

Acompañado por su guitarra acústica cantó "Blackbird", y más tarde, para John Lennon, su "hermano" según dijo, cantó "Here Today". Gran emoción se vivió en ese momento entre el público.

Tras seguir y finalizar con "Dance Tonight", fue el momento de "Something", en homenaje a George Harrison.

"Son muy cálidos", dijo al ver la emoción del público.

Los temas que siguieron fueron "Band on the run" y la pegadiza "Obla-di-obla-da", canción que hizo estallar el Centenario. La fiesta siguió con "Back to USSR".

Mientras el Centenario vibraba, Paul dio la bienvenida a Maldonado y Rivera. En ese momento se encendieron las tres pantallas gigantes ubicadas en el Campus, el estadio riverense y frente a la explanada de la Intendencia de Montevideo.

Los temas que siguieron fueron "I’ve got a feeling" y "A day in the life", que el británico conectó a "Give Peace A Chance". Miles y miles de luces se veían desde la tribuna. El público cantó emocionado a la par de Paul. Entonces llegó "Let it Be" y la vibración de los más de 50 mil uruguayos presentes creció, convirtiendo ese tema en uno de los puntos más altos del show.

El tema "Live and Let Die" continuó el repertorio, con pirotecnia incluida. Para ese entonces iban más de dos horas de espectáculo. "Hey Jude" se escuchó después.
Tras los "naaa naaa naaa nananana" del público, llegó el primer bis con "Lady Madonna" y "Day Tripper". Paul entró con la bandera uruguaya y el Centenario volvió a estallar.


"¿Seguro que quieren más?", preguntó, y el público no dudó, a lo que McCartney respondió con "Get Back".

Luego, tras una nueva salida del escenario, volvió con una hermosa versión de "Yesterday".

A ese momento de serenidad siguió "Helter Skelter" para comenzar a cerrar a puro rock and roll.

"You’ve been a wonderful audience. All of us wanna thank you", ("Fueron una hermosa audiencia. Todos nosotros queremos darles las gracias") dijo previo a su despedida.
El final del show más esperado llegó con "Carry that weight" unida a "Golden Slumbers", para rematar con "The End".

Al final, el músico se despidió plantando una ilusión: "Adiós Uruguay. Nos vemos la próxima", dijo el gran artista.

PREVIO AL SHOW. Sobre las 17 horas se abrieron las puertas del Estadio Centenario y las miles de personas que desde temprano hacían cola comenzaron a llenar la cancha y las tribunas.

Martín Buscaglia realizó un breve set que sirvió para preparar a los miles de fanáticos que esperaban por la presencia de Sir Paul McCartney, quien en la tarde llegó al estadio para realizar la prueba de sonido.

A su llegada, el exbeatle saludó a los seguidores que esperaban tras las vallas.

Según pudo comprobar EL PAÍS digital, los fanáticos ingresaron corriendo tras superar el primer vallado. Desde la mañana se podía ver seguidores del exbeatle recorriendo las inmediaciones del estadio. Niños, jóvenes y adultos se mezclaban en las largas filas que se formaron en cada puerta de ingreso y desde allí pudieron disfrutar a la distancia de clásicos de los Beatles, como "All my loving" y "Get back", durante las últimas pruebas de sonido.

El ambiente estaba repleto de vendedores que ofrecían desde variada mercadería relacionada al músico, como remeras, vinchas, calcomanías y posters, hasta panchos, pop, helados y borlas de fraile para el público.