lunes, 9 de abril de 2012

Estadio de Montevideo recibe equipos de Paul McCartney para gira suramericana.

Fuente: que.es

McCartney comenzará en Uruguay su gira "On the Run", que abarcará también conciertos en Paraguay, Brasil y Colombia.

Seis enormes camiones cargados de toneladas de equipos comenzaron a cambiar hoy la imagen del Centenario, el principal estadio de fútbol del país y escenario de la primera Copa del Mundo de
fútbol en 1930.

Una cubierta para el campo fue traída especialmente desde Chile para preservar el estado del césped, informaron fuentes de la organización.

Entre las toneladas de equipos que comenzaron a instalarse en el campo se encuentran dos casas prefabricadas, donde se instalarán algunos de los técnicos ingleses para supervisar los trabajos de montaje que se realizan durante las 24 horas del día, agregaron los informantes.

En esta primera etapa de montaje los equipos se utilizarán para la construcción del enorme escenario, y a partir del miércoles llegarán otras varias toneladas de equipos de sonido.

En cada uno de los tres principales hoteles de Montevideo se reservaron 20 habitaciones y serán los encargados de seguridad del exbeatle quienes decidan en cuál de ellos se alojará el cantante y su comitiva, integrada por entre 80 y 100 personas.

Está previsto que McCartney llegue a Montevideo la noche del sábado en su avión privado y, según los organizadores, el artista no hizo ningún pedido especial, más allá de la comida vegetariana y que viaja con su propio cocinero.

Las entradas para el concierto, unas 50.000 con precios que oscilan entre 900 pesos uruguayos (45,4 dólares) para las populares y 15.700 pesos uruguayos (792,9 dólares) para las VIP platino, se vendieron hace varias semanas y se agotaron en una hora.

El espectáculo incluye varios de los clásicos de The Beatles y los principales temas de McCartney como solista, entre ellos varios de su reciente disco "Kisses on the Bottom", destacó el productor uruguayo Alfonso Carbone.

Además, informó que Barry Marshall, productor y muy cercano colaborador de Paul McCartney, estuvo hace tres meses en Montevideo y realizó una inspección de siete horas al estadio Centenario antes de dar el visto bueno para que fuera al escenario del recital.